24 Me digo: «El Señor
es mi herencia,
por lo tanto, ¡esperaré en él!».