29 Que se postren rostro en tierra
pues quizá por fin haya esperanza.