30 Que vuelvan la otra mejilla a aquellos que los golpean
y que acepten los insultos de sus enemigos.