38 ¿No envía el Altísimo
tanto calamidad como bien?