5 Los que nos persiguen nos pisan los talones;
estamos agotados pero no encontramos descanso.