4 Coloca la mano sobre la cabeza del animal, y el Señor
aceptará la muerte del animal en tu lugar a fin de purificarte y hacerte justo ante él.