11 porque la vida del cuerpo está en la sangre. Les he dado la sangre sobre el altar con el fin de purificarlos, para hacerlos justos ante el Señor
.
Es la sangre, dada a cambio de una vida, la que hace posible la purificación.