6 Entonces el sacerdote podrá salpicar la sangre sobre el altar del Señor
a la entrada del tabernáculo, y podrá quemar la grasa como un aroma agradable al Señor
.