24 En el cuarto año, toda la cosecha deberá ser consagrada al Señor
como una celebración de alabanza.