26 Sé santo porque yo, el Señor
, soy santo. Te he separado de las demás naciones para que seas mío.