8 Guarden todos mis decretos poniéndolos en práctica, porque yo soy el Señor
quien los hace santos.