38 Morirán en las naciones extranjeras y serán devorados en la tierra de sus enemigos.