31 Si deseas volver a comprar esa décima parte del grano o de la fruta que pertenece al Señor
, tendrás que pagar su valor, más un veinte por ciento.