7 »Las mismas instrucciones se aplican tanto para la ofrenda por la culpa como para la ofrenda por el pecado. Ambas le pertenecen al sacerdote quien las usa para purificar a alguien, así hace que la persona sea justa ante el Señor
.