19 y Moisés lo mató. Después tomó la sangre del carnero y la salpicó por todos los lados del altar.