1 Los sacerdotes comienzan su labor
Al octavo día, después de la ceremonia de ordenación, Moisés reunió a Aarón, a sus hijos y a los ancianos de Israel.
2 Le dijo a Aarón: «Toma un ternero para una ofrenda por el pecado y un carnero para una ofrenda quemada, ambos sin defecto, y preséntalos al Señor
.
3 Luego diles a los israelitas: “Tomen un chivo como ofrenda por el pecado, y también tomen un ternero y un cordero, ambos de un año y sin defecto, para una ofrenda quemada.
4 También tomen un toro
y un carnero para una ofrenda de paz, y harina humedecida con aceite de oliva para una ofrenda de grano. Presenten todas estas ofrendas al Señor
, porque hoy el Señor
se aparecerá a ustedes”».
5 Así que los israelitas presentaron todas estas cosas a la entrada del tabernáculo,
tal como Moisés lo había mandado. Entonces toda la comunidad se acercó y permaneció de pie ante el Señor
.
6 Y Moisés dijo: «Esto es lo que el Señor
les ha ordenado que hagan para que la gloria del Señor
se aparezca ante ustedes».
7 Luego Moisés le dijo a Aarón: «Acércate al altar y sacrifica tu ofrenda por el pecado y tu ofrenda quemada para purificarte a ti y al pueblo. Luego presenta las ofrendas del pueblo para purificarlos a ellos y hacerlos justos ante el Señor
,
tal como él lo ha ordenado».
8 De manera que Aarón fue al altar y mató al ternero como ofrenda por el pecado por sí mismo.
9 Entonces sus hijos le llevaron la sangre, él mojó su dedo en ella y la puso en los cuernos del altar, y después derramó el resto de la sangre al pie del altar.
10 Luego quemó sobre el altar la grasa, los riñones y el lóbulo largo del hígado de la ofrenda por el pecado, tal como el Señor
se lo había ordenado a Moisés.
11 Sin embargo, quemó la carne y la piel fuera del campamento.
12 A continuación, Aarón mató al animal para la ofrenda quemada, y sus hijos le llevaron la sangre, y él la salpicó por todos los lados del altar.
13 Luego ellos le entregaron cada uno de los pedazos de la ofrenda quemada, incluida la cabeza, y los quemó en el altar.
14 Después lavó las vísceras y las patas y las quemó en el altar junto con el resto de la ofrenda quemada.
15 Después Aarón presentó las ofrendas del pueblo. Mató al chivo del pueblo y lo presentó como una ofrenda por el pecado, tal como lo había hecho con la ofrenda por su propio pecado.
16 Luego presentó la ofrenda quemada y la sacrificó en la forma establecida.
17 También presentó la ofrenda de grano y quemó un puñado de la mezcla de harina en el altar, además de la ofrenda quemada habitual de la mañana.
18 Después Aarón mató al toro y al carnero como ofrenda de paz del pueblo, y sus hijos le llevaron la sangre, y él la salpicó por todos los lados del altar.
19 Luego tomó la grasa del toro y del carnero —la grasa de la cola gorda y de la que rodea las vísceras— junto con los riñones y el lóbulo largo del hígado.
20 Puso estas porciones de grasa encima del pecho de estos animales y las quemó en el altar.
21 Luego Aarón levantó los pechos y los muslos derechos de los animales como una ofrenda especial al Señor
, tal como Moisés lo había ordenado.
22 Después Aarón levantó las manos hacia el pueblo y lo bendijo. Después de presentar la ofrenda por el pecado, la ofrenda quemada y la ofrenda de paz, se bajó del altar.
23 Después Moisés y Aarón entraron en el tabernáculo y, cuando salieron, volvieron a bendecir al pueblo, y la gloria del Señor
se apareció a toda la comunidad.
24 Un fuego ardiente salió de la presencia del Señor
y consumió la ofrenda quemada y la grasa que estaba sobre el altar. Cuando los israelitas lo vieron, gritaron de alegría y se postraron rostro en tierra.