30 —No tengas miedo, María —le dijo el ángel—, ¡porque has hallado el favor de Dios!