24 Pues ninguno de mis primeros invitados probará ni una migaja de mi banquete”».