4 Como ellos se negaron a contestar, Jesús tocó al hombre enfermo, lo sanó y lo despidió.