34 Y los discípulos simplemente contestaron:
—El Señor lo necesita.