48 pero no se les ocurría nada, porque el pueblo prestaba mucha atención a cada palabra que él decía.