40 Y después nadie se atrevió a hacerle más preguntas.