38 Todas las mañanas, desde muy temprano, las multitudes se reunían en el templo para escucharlo.