18 Pues no volveré a beber vino hasta que venga el reino de Dios».