45 La luz del sol desapareció. Y, de repente, la cortina del santuario del templo se rasgó por la mitad.