10 Miró uno por uno a los que lo rodeaban y luego le dijo al hombre:
Entonces el hombre la extendió, ¡y la mano quedó restaurada!