30 Dale a cualquiera que te pida; y cuando te quiten las cosas, no trates de recuperarlas.