54 Entonces Jesús la tomó de la mano y dijo en voz fuerte: