40 Les supliqué a tus discípulos que expulsaran ese espíritu, pero no pudieron hacerlo.