6 Un llamado al arrepentimiento
»Yo soy el Señor
y no cambio. Por eso ustedes, descendientes de Jacob, aún no han sido destruidos.