43 Entonces Jesús lo despidió con una firme advertencia: