36 —preguntó él.