41 Cuando los otros diez discípulos oyeron lo que Santiago y Juan habían pedido, se indignaron.