3 Entonces los principales sacerdotes siguieron acusándolo de muchos delitos,