30 ¡Muy bien, sálvate a ti mismo y bájate de la cruz!».