37 Entonces Jesús soltó otro fuerte grito y dio su último suspiro.