50 Todos quedaron aterrados al verlo.
Pero Jesús les habló de inmediato: