12 Cuando Jesús oyó esto, suspiró profundamente en su espíritu y dijo: