39 Si te aferras a tu vida, la perderás; pero, si entregas tu vida por mí, la salvarás.