25 Jesús conocía sus pensamientos y les contestó: