57 Se sentían profundamente ofendidos y se negaron a creer en él.
Entonces Jesús les dijo: