31 De inmediato, Jesús extendió la mano y lo agarró.
—le dijo Jesús—.