33 Entonces los discípulos lo adoraron. «¡De verdad eres el Hijo de Dios!», exclamaron.