18 pero las palabras que ustedes dicen provienen del corazón; eso es lo que los contamina.