3 Cuando el rey Herodes oyó eso, se perturbó profundamente igual que todos en Jerusalén.