32 Cuando Jesús los oyó, se detuvo y los llamó: