38 Y ahora, mira, tu casa está abandonada y desolada.