16 Después del bautismo, mientras Jesús salía del agua, los cielos se abrieron
y vio al Espíritu de Dios que descendía sobre él como una paloma.