48 Pero tú debes ser perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto.