10 Al oírlo, Jesús quedó asombrado. Se dirigió a los que lo seguían y dijo: